Fismuler, la casa de comidas de aire new nordic - Ideas Bien Contadas
fismuler, restaurante, madrid, nino redruello, donde comer, comer en madrid, nuevo restaurante, new nordic, alonso martinez, grupo la ancha,
17484
post-template-default,single,single-post,postid-17484,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Fismuler, la casa de comidas de aire new nordic

Fismuler, la última aventura de Nino Redruello

Fismuler, la casa de comidas de aire new nordic

Este es probablemente uno de mis descubrimientos más apetecibles del año. Fismuler es de esos restaurantes que no te deja indiferente, que siendo moderno puede encantar al más tradicional, que invita a conocer, probar y degustar nuevas combinaciones, porque otra cosa no, pero técnica, hay mucha. Es uno de esos locales ideales para noches de chicas, para ir en pareja, con un grupo de amigos o para celebrar cualquier cosa. Y su carta, que cambia a diario, es la excusa perfecta para repetir una y otra vez.

Abrió a finales de mayo y es la última incorporación del Grupo La Ancha, con Nino Redruello y Patxi Zumárraga al frente. Tras La Ancha, Las Tortillas de Gabino, La Gabinoteca y Tatel, estos dos cocineros de gran reconocimiento se lanzaron con un nuevo proyecto, inspirado en las nuevas tendencias del norte de Europa. Es como una casa de comidas reformulada, donde se apuesta por la sencillez y frescura natural de los ingredientes. Esta cocina de mercado se basa en la filosofía slow food y en productos naturales, ecológicos y de kilómetro cero. Personalmente no encontré nada que no me gustara, pero si tuviera que elegir, me quedaría con los garbanzos salteados con ternera y cigalitas, y la tarta de tres quesos de postre que es el único que no está en la carta, porque solo elaboran dos al día; uno al mediodía y otro a la noche. Y cuando se acaba, se acabó. Casualidad o no, ambos son dos de los platos más solicitados en Fismuler.

Las bebidas tienen una mención aparte, porque si original es la oferta gastronómica, no lo es menos la oferta líquida. Para la carta de vinos han seleccionado bodegas especiales y más difíciles de encontrar, huyendo de lo obvio, y todos se pueden pedir por copas. Otra cosa es que os apetezca una de las jarras para dos o cuatro personas, como sangría, limonada, michelada o rebujito. Ellos mismos también elaboran su propio vermú, limoncello y alcoholes, que maceran a gusto del consumidor.

El local tiene 400 m2, ahí es nada. Destacan dos mesas compartidas, una alta y otra baja, que precisamente fomentan ese punto social que tanto se lleva en el centro y norte de Europa. Como no tiene puertas (excepto a la entrada y en los baños), puedes ver la cocina desde cualquier rincón, algo que siempre me ha parecido muy atractivo. Cuando terminan las cenas, suben la música, bajan las luces y algunas noches, además, se disfruta de actuaciones de artistas independientes en acústico. ¿No es genial?

Dirección: Calle de Sagasta, 29.

Tlf: 91 827 75 81. Servicio de aparcacoches por la noche.

No Comments

Post A Comment