Levél Veggie Bistro, el vegano de tendencia raw - Ideas Bien Contadas
Restaurante vegano con oferta crudivegana con vistas al parque del Retiro en Madrid.
restaurante, vegano, veggie, madrid, raw food, crudivegano, restaurante de moda, retiro, parque del retiro, terraza, nuevo en madrid,
17554
post-template-default,single,single-post,postid-17554,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Levél Veggie Bistro, el vegano de tendencia raw

Levél Veggie Bistro

Levél Veggie Bistro, el vegano de tendencia raw

  • Recién abierto frente al parque de El Retiro, es uno de los nuevos templos de la cocina vegana y crudivegana de Madrid

 

Una de las nuevas tendencias gastronómicas de la capital mira hacia propuestas sin origen animal. Y una de las apuestas más novedosas dentro de la categoría de restaurantes veganos es la oferta crudivegana, aquella que no supera los 41º en su elaboración, lo que permite mantener todas sus propiedades nutricionales. En esta línea se sitúa Levél Veggie Bistro, un restaurante vegano con una oferta de raw food, abierto en junio de 2016 y actual referente para veganos y clientes open mind.

 

Más allá de las ensaladas

La oferta culinaria, pensada para compartir, incluye muchas técnicas y elaboraciones complejas. Todos los platos se preparan al momento y muchas de las elaboraciones no se pueden conservar de un día para el otro, por lo que algunos platos requieren un mayor tiempo de preparación. El pan de cebolla, por ejemplo, es crudivegano, se obtiene tras permanecer 26 horas en la deshidratadora, y está hecho con cebolla, pimiento, semillas de lino, de girasol, tamari, levadura nutricional, aceite y romero. Es el ingrediente que acompaña al paté vegetal hecho con brócoli, tomates secados al sol y especias, y también está incluido en las cestas de panes, todos ellos elaborados con agua de mar en vez de sal.

 

Las cuatro máquinas deshidratadoras funcionan a pleno rendimiento para obtener otros sugerentes entrantes como el “Falafel 20 horas”, hecho con frutos secos o los veggie roll, de láminas de zanahoria y mix crujiente de verduras. Entre los principales destaca la lasaña de calabacín, salsa de tomate deshidratado y falsos ricotta y parmesano, uno de los platos de mayor éxito. Sorprenden otras elaboraciones, como el sushi de falso arroz, spaghetti de calabacín o la crepe de garbanzo. Todos los postres también se elaboran en el propio restaurante, son crudiveganos, llevan endulzantes naturales y hasta hacen honor a clientes que no pasan más de una semana sin probarlos, como la tarta Ramiro, una interpretación de la tarta de queso con base de higos, nueces de Brasil y acompañada de coulis de arándanos. La mayoría de propuestas son también aptas para celíacos e intolerantes al gluten.

 

La historia de Fabrizio y Jùlia

Detrás de este proyecto se encuentra la pareja formada por Fabrizio Gatta y Jùlia Török, él madrileño de padre italiano y en la dirección de la sala; ella húngara afincada en Madrid desde 2010 y al frente de la cocina. Ambos son veganos y decidieron abrir este local para ampliar la oferta gastronómica vegana de calidad de la que se puede disfrutar en la capital. Su objetivo era promover y difundir una filosofía de vida que incluye una alimentación en la que no se utilicen alimentos de origen animal, el movimiento por la agricultura orgánica y ecológica, y el respeto y cuidado del medio ambiente.

 

Tras interesarse por la nutrición, Jùlia Török comenzó a formarse con algunos de los chefs más importantes en este tipo de cocina, como el argentino Javier Medvedovsky. En su recetario incluye elaboraciones propias o versiones de platos más universales de la cocina crudivegana, a las que añade su toque personal o su experiencia tras convertir su cocina en un “taller-laboratorio”, donde realiza pruebas hasta lograr nuevos sabores y texturas.

 

Ambiente cálido y con vistas

El local está situado frente al parque de El Retiro, y lo que antes fue una agencia de viajes, hoy es un espacio acogedor, con una terraza interior a la entrada con suelo de baldosa hidráulica, una cómoda sala  interior con cuadros a la venta en una de las paredes, y un jardín preservado al fondo, que no requiere sol, tierra ni riego. En definitiva, un restaurante que invita a quedarse y disfrutar sin prisas de una cocina  saludable.

 

Dirección: Avda. Menéndez Pelayo, 61

No Comments

Post A Comment