Pointer, a Nueva York sin salir de Madrid - Ideas Bien Contadas
pointer, restaurante, moda, madrid, moderno, fashion, cesar galan, teckel, restaurante de moda en madrid, cena de chicas, comida internacional
17518
post-template-default,single,single-post,postid-17518,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Pointer, a Nueva York sin salir de Madrid

Pointer, nuevo restaurante en Madrid

Pointer, a Nueva York sin salir de Madrid

Los restaurantes de moda suelen tener una pega: que son pasajeros. Sin embargo, en ocasiones encontramos negocios que cumplen a la perfección con el patrón de actualidad y además puedes comer muy a gusto, sabiendo que casi cualquier cosa que pidas te va a gustar. Eso es lo que a mi juicio ocurre en Pointer, el nuevo restaurante fashion frente a la Plaza Colón.

 

Al cumplirse el primer aniversario del restaurante Teckel, los mismos dueños han abierto un nuevo local, siguiendo el argot canino, con la idea de representar también un punto de partida hacia una cocina internacional, en la que muchas veces el comensal es partícipe de la elaboración o terminación en mesa del plato.

 

El restaurante Pointer bebe de las inspiraciones neoyorquinas en decoración y es un espacio en dos plantas con tres espacios y capacidad para 300 personas… ¡ahí es nada! Las vistas a la plaza de Colón son preciosas y si vas por la noche, parece que te traslades a la Gan Manzana. Pero vamos al lío, porque aquí lo importante siempre es que al final salgas satisfecho y con la sensación de que volverías sin dudarlo.

 

Un tiradito de pez Marlin nos da la bienvenida, un pescado muy difícil de encontrar por aquí, ya que, en este caso, lo traen del Pacífico; croquetas de pollo en pepitoria y de picadillo leonés con queso mahón (primera vez que los probaba, y eso que soy muy fan de las croquetas. Estaban buenísimas). Lo siguiente, nos lo presentó el chef César Galán con gran orgullo: el tomate Sam (así es como le llaman a él en sus círculos más íntimos). Nos contó que el tomate es el único alimento sin el que no podría vivir, lo consume a diario casi con todo, e incluso lo lleva tatuado en su brazo izquierdo, junto con numerosos dibujos, aunque éste ocupa una posición privilegiada. El plato parece sencillo, pues se trata de un tomate gratinado, pero de intenso sabor. Y seguro que os pasa, cada vez cuesta más encontrar tomates que sepan a tomate, esa es una lucha personal, pero de eso ya hablaremos en otro momento.

 

El siguiente plato sorprende en su sabor y sencillez: sanwichitos mixtos. ¿Es que a nadie se le había ocurrido antes hacer un rollito con el pan y servir un cuenco con el huevo? La genialidad de este plato es lo simple que parece y lo bueno que está. Y a mi, eso de untar, o en argot moderno “dippear” me chifla. Después compartí con mi acompañante una merluza con almejas y un postre que me trasladó por un momento a las meriendas después del cole: cronut de Nutella relleno de crema Oreo. Si normalmente llego con dificultad al postre, este me abrió de nuevo el apetito y lo disfruté como una enana.

 

¡Felicidades a todo el equipo, seguro que os irá genial!

 

 

Dirección: Marqués de la Ensenada, 16.

Teléfono: 91 052 69 28

No Comments

Post A Comment